sábado, 27 de febrero de 2010

Guardapolvos

Me los puso en la mano
como si fueran armaduras de papel
contra el olvido.
"Tomá. Es lo último que hago".

Las mangas tenían un dobladillo
de esos que se hacen con paciencia.
Parecían farolitos de origami tableado.

Las nenas
como hadas
con sus guardapolvos de luna planchada.

Sus manos
como ángeles
diciéndonos adiós a todos.

Y yo me pincho los dedos
cada vez que su nombre
me abraza la tristeza.


© Obra de María Laura Bracco

lunes, 22 de febrero de 2010

Polvos mágicos

Hubiera convenido
traerla a su terraza
y lanzarla al viento.

Y que ella volara
entre sus macetas
y cayera hecha lluvia de estrellas
--chispas que parpadean en un rayo de luz--
sobre la soga
los broches
la ropa bailando de sol.

O espolvorear
las canillas,
los picaportes de las puertas,
el cenicero de bronce de los gatos
para que todo reluzca y brille
con el puloil inmaculado
de su nombre.

martes, 2 de febrero de 2010

In memorian

Canción

Voy a desamarrar
el nudo que me ata la gargant
para cantarte
la canción más pájaro de luz
matinal
de onda en el río con bollita
de manantial celeste

Para ser tu piquito de oro
la que te cuente
qué ojos tan tristes que tienes
para mirarme mejor

Para arrullarte al oído
tu canción más bella:

“Tus ojos se extasiaban...
y aquellas marionetas
saltaban y bailaban
prendiendo en tu alma inquieta
la cálida emoción...”

el arrorró que te duerma
ya sin dolor
papá.