lunes, 19 de agosto de 2013

La Mayor

A los 41 años
   soy la Mayor de mi casa.

Los padres de mis padres
   han muerto.
Los hermanos de mi padre
   han muerto.
La hermana y el hermano de mi madre
  han muerto,
y han muerto sus parejas, mis tíos,
  también.

Mis padres, ella y él,
   han muerto.

Solos quedamos
   los hijos y los nietos.

Tengo 41 años y no hay nadie
   en esta casa
más anciano

   que yo.


viernes, 24 de agosto de 2012

Studebaker


Se escuchan los truenos
como un robot desvencijado por la lluvia
o tal vez sea un camión que arrastra su osamenta
por los adoquines.

Salíamos del hospital cuando lo vimos,
como recién pintado, reluciente,
en azul celeste y azul metalizado,
al Studebaker
que se robó la hiper.

Salíamos del hospital y lo vimos,
como una aparición,
mastodonte de lata.

Estacionó el 12 y casi se tira del auto.
Gritaba: “Este es mi camión
Es mi camioncito, es el mío.”
Se agarraba la cabeza.
“Llamá a la policía, que es el que me robaron”.

20
años atrás
de la puerta de su casa.

“Tiene grabada mi inicial con una llave
en la gabina.”
Decía trepándose a la caja:
“Se la borraron.
¡Qué hijos de puta! ¡se la borraron!”

Como un espectro
el mionca fantasma vino del pasado
para despedirse.


Hoy lo escucho roncar
en la noche vacía
como un trueno de hojalata.

Él viene al volante
comanda la tormenta
que cayó con tanta lágrima. 



lunes, 23 de abril de 2012

Madama Bovarita


Festín
III

La duquesa se sirve
del pingüino de vino de sus ojos
las gotas vacías de hiel
y vuelca sobre la piel de su mesa
un continente de sueños
sin dominios cotidianos.
Aquí estoy
—se dice cierva
secándose el sudor
con un trapo polilla—
tengo absoluto demonio
sobre mí y mis versos.



sábado, 17 de diciembre de 2011

Filtro para cosechar un furor

                            Planta
                                    una duda verde
                                    una sé milla
                                    en su negro
                                    co razón
                                    de humus.

                                    Riega esa duda
                                    como una sanguinaria
                                    riégala con tuslá grimas
                                    con sal viva
                                    con flujos.

                                    Ponla al rayo del silencio
                                    a la luz de una maldición
                                    al surtidor de vinagre

                                    a la lustra aspira nada
                                    a la sombra tuya
                                    en tu puñado de aterra.

                                    Huele el dulzor
                                    de su néctar entrepierna
                                    de su venus atrapamoscas.

                                    Carda la tierra
                                    del cardo amargo
                                    Amarga el agua
                                    con indignos mantras.          
                                                                                              
                                    Mójala
                                    con mentiras.
                                    Sécala con tu sudor
                                    como un papel de lluvia.

                                    Bésala hasta que nazca
                                    la fruta roja del furor
                                    la fresa fría del enojo.

                                    Y si tienes algún poder,
                        devórala.


lunes, 5 de diciembre de 2011

La envenenada

Este año volvió a hacerlo.

Y yo no me encuentro el botón
                                      del perdón.

Las cosas que él me hace 
                                     en fantasías
son peores

que sus besos de verdad.


domingo, 13 de noviembre de 2011

Filtro para cazar materia poética

¡Ave!
la estudiosa
que cuenta títulos
y apila libros
como si fueran las monedas de Mc Pato.

¡Ave!
el rugbier
que atrona la mañana
con sus risotadas y su eructo de ajo.

¡Ave!
el dueño de hotel
su cabeza de cebolla
y el empapelado
que se despega
como un sticker de Barton Fink.

¡Ave!
la poeta envenenada
por el vapor del espiral
de su monólogo interno.

¡Ave!
la moza de la cajeta cosida
con hilo matambrero.

Ave yo,
que los sobrevuelo
                           gaviota
buscando poema
en el caracú
de sus desechos.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Filtro que ha de ser gritado para despertar marisas

                                               Que
                                               amanezca 
                                                        de brisa
                                                        su acandado dominio.
                                               Que
                                               píen gorriones
                                               su cubrecara de noni,
                                               telagaña cancel de la noche.
                                               Que tu ronquido
                                               y sellado do
                                               (pulido hasta el hartazgo
                                                        de piyamas)
                                               sea barrote
                                               en bostezados sones de marisa
                                               y despuerte
                                               tarareando
                                               dominós y furias
                                               para alegría de su nadies.
                                                

domingo, 16 de octubre de 2011

Filtro para consagrar un viaje al Poniente

                                                                         
                                                                        Borgo
                                                       tres estragos
                                      del Oeste     farol del día
                                      sin ocasión de terribles.
                                               Digo,
                                               Lenguo,
                                               Pronuncio:
                                      Rocas al trono de Atila
                                      Mamaligas de niebla
                                      Labios dacios de frío
                                      Idioma gris del valaco...
                                               Para poniente lugar
                                      estas palabras magiares
                                      negran miradas a lobos.



jueves, 25 de agosto de 2011

piedras


tengo la cabeza llena
de pensamientos de piedra
de ideas duras
como guijarros
que me impiden salir
a ver
la noche













(c)Miguel-angel-muunoz-fernundez

lunes, 1 de agosto de 2011

Recuerdos

¿Hasta cuándo duran los recuerdos
sin resquebrajarse
como un plato de loza
y tristeza?

Habrá que juntar las partes y
revivirlos
con el poxipol
del cariño

redibujar 
el rostro que se borra
en el poema.

                 

miércoles, 4 de mayo de 2011

Nuevos vientos










Qué bueno se siente soltar melena
y salir volando como un globo descordelado
desamarrar marranos
desgajar la mandarina del enojo
y saborearla
deshacerse de los pañuelos estrujados
desmigajar la bronca y hacerla bolita
y usarla para construir un nuevo camino en el bosque
para perderse de nuevo
entre otros árboles más altos
de tinta china y pastel
de tin tin tin
de mi.

domingo, 17 de abril de 2011

Al mar

pequeña el ave
en la piedra comida
su pico gaviota

la cara del viento
animal de nube
soplando más viento

el día y su frío
murmullo del sol
blanco calcinante

simple y feroz
opuesta a todos los seres
el agua

domingo, 27 de marzo de 2011

Empatía

¿Qué puede hacer una mujer
con el miedo de un niño?
Doblarse
como un papel tissue
y secarse una lágrima.

martes, 14 de diciembre de 2010

Fotos viejas

Bajo el luto de mis dos nombres

la una se descáscara

como una nuez

como una foto vieja.


Ya no llueve


Tengo el eco del vacío

esperándome

en un rincón de la mano.


lunes, 6 de diciembre de 2010

Filtro que alejará crecientes litorales

................................................................-..........................a Laurentina

Ya rará
gauchito
terrojo de andar
descal zo nidos
cuchillas y pinzas

De diente valdío
de galleta roca
que gira son y soles
silbando
del alba h acá
a la orilla blanda
de polen
................. ta lindo
Qué lindo ta el río.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Diccionario paternal

"me tomo el té de palitos y después me voy al sobre"                                   l

Todas las noches
decía mi viejo,

los palitos son mil hombres,
yerba dura que baja la presión

el sobre es carta que viaja
por los países del sueño.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Desierto

Llevo tantos meses de cargarme
como una caja de cenizas
que el Águame se sale
como arena de mis palabras

martes, 7 de septiembre de 2010

Wolf´s blues

Aquí me tienen,
cuando la noche,
se llena de ciudad
y de ventanas amarillas,
lamiendo,
mis heridas,
recostada
sobre una alfombra
de cianuro y de poemas
azulados.

No se asusten,
hoy ya he perdido
aquella luz que aviva
el viejo viento de los árboles,
y ya no puedo conjurar
ningún destino.
última luna a la que
aullamos juntos.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Blues que tocábamos en la banda de Claudio Medina, allá por 1991.
Letra: Marisa do Brito Barrote
Música: Claudito Medina
 
(Mi agradecimiento a Claudio que me lo hizo recordar!)

miércoles, 25 de agosto de 2010

Filtro para conjurar un rumor desfavorable

Transhilvana idioma

de los cárpatos imaginados

a otro mundo Pan.

Moldavia pronto
mi suerte de espantoso
temiendo cadenas
de arrastrado conde.


N i n g ú n

originariamente
libro
extremo de salmos
perezca
en aguas de profundo grito
o
salivados silvos
a t e r r a r á n
sus bucovinas salvajes.


Para seguir leyendo,
ven a mi.


jueves, 12 de agosto de 2010

Mal día

A ella no van a encontrarla
suicidada
prefiere no amasar esa idea
como una hogaza de maldad.

Accidentada sí,
bajo el hielo metal
de un automóvil
arañada también
al tropezar
por escaleras de Pórtland

sepulta quizá
en una alcantarilla
en plena calle

rasgada
como una seda
al rozar
el clavito que asoma del ojo
de la cerradura

con los dedos tajeados
por la gillete del papel
de la última novela
que no terminó de leer

o
dolida.

Por lo menos
por ahora.